La empresa puede crear con Fuell un plan de retribución flexible añadiendo a aquellos servicios que pueden ser útiles y atractivos para sus empleados: comidas, transporte publico, guardería, seguros médico, cursos educativos...

Una vez confeccionado el plan, los empleados pueden decidir qué servicios y qué importe de su salario quieren destinar a cada uno de ellos.

La retribución flexible permite al empleado destinar una parte de su sueldo a gastos cotidianos como el almuerzo, la escuela infantil o el transporte público, que al ser pagados por este sistema quedan exentos de IRPF. Así, el empleado saca más partido a su salario gracias a esta interesante ayuda fiscal.

¿Encontró su respuesta?