Según nuestras estimaciones, cada empresa puede ahorrar unos 50 minutos por empleado + 18 minutos en administración al mes. Para una empresa de 100 empleados esto serían 170 jornadas laborales al año.

Hay una realidad inamovible como que los días suceden a las noches y la primavera al invierno y es que, después de incurrir en un gasto corporativo, la mayoría de los trabajadores deben realizar un informe de gastos. Estos informes, destinados al departamento financiero, suelen incluir datos como la fecha del gasto, el dinero que se ha gastado y una justificación del mismo.

Es habitual que este informe de gastos lo tenga que realizar el mismo trabajador como parte de sus tareas habituales pero, ¿nos hemos parado a pensar en todo el tiempo que conlleva realizarlos? Primero hay que pedir permiso para realizarlo (a menos que se tenga de antemano), recordar guardar el ticket o la factura, pedir que te elaboren una factura ad hoc con los datos de tu empresa, rellenar el informe y luego hacérselo llegar al departamento financiero para que, por último, devuelva el dinero a la persona que lo haya puesto por adelantado.

Otro factor difícil de abordar en los informes son todos esos gastos imprevistos, inadecuados o fraudulentos que no se pueden detectar con facilidad a la hora de incurrir en ellos. Las tarjetas corporativas Fuell permiten conocer en todo momento dónde está yendo el dinero.

¿Encontró su respuesta?